Toma de contacto con: Project X Zone

640px-Project_X_Zone_Logo

Si echamos la vista atrás, veremos que es totalmente inusual que nos llegue un juego de estas características a nuestro territorio. Su primera parte, Namco X Capcom, no salió de Japón y en general los crossovers parecidos al que nos ocupa allí se quedan. Una solución fácil si ignoramos la barrera del idioma es que las compañías hagan sus juegos y consolas libres de región, algo que empieza a ser habitual o al menos lo será en las futuras Xbox One y PS4. Nintendo en su línea de ser distintos, esta vez decidió que su Nintendo 3DS fuera bloqueada en este aspecto y lee únicamente juegos adquiridos en territorio Europeo, cosa que no ocurrió en Nintendo DS, una pena.

El juego que nos ocupa por suerte ha tenido el terreno bastante llano para llegar a nuestras tiendas algo que como decía, todavía hoy es raro. Es Namco quien distribuye y elabora este juego de estrategia y juego de lucha por turnos.

Akira-Project-X

Gráficamente el juego presenta una cámara en vista cenital para mover por un mapeado en cuadrícula a los personajes en las zonas de batalla y una cámara del estilo juego de lucha 2D para las batallas en sí. Los sprites de los personajes están muy conseguidos a pesar de su pequeño tamaño y conservan todo el carisma y los movimientos de todos ellos. Los escenarios son parcelas en 3D ambientadas en sitios concretos de cada una de las sagas que el juego abarca, desde el primer poblado de Tales of Vesperia, hasta el centro comercial de Dead Rising (luego os cuento una de Frank West).

Las batallas del juego son muy vistosas y gracias a la opción de pedir asistencia de los personajes que estén alrededor puede montarse un caos monumental en cuestión de segundos. Si juntamos los ataques especiales de los protagonistas que dirijamos en ese momento y un par de asistencias que pidamos con su respectivo ataque también, la combinación es demoledora en todos los sentidos. Estos ataques especiales vienen acompañados por una animación de grandes dimensiones del personaje que la haga, dándole protagonismo total en ese momento pues es quien más daño va a hacer.

11

El funcionamiento del juego aunque parezca complicado peca totalmente por lo contrario, es simple hasta decir basta. Tras unas conversaciones que nos vayan enseñando el motivo de tal accidentada fiesta de elementos extraños, nos pondrán en un escenario para que movamos nuestra formación de personajes. En este momento, además de la posibilidad de  movernos, nuestras opciones serán cambiar al personaje que hayamos puesto para apoyarnos y utilizar objetos típicos de los RPG como por ejemplo los de curar. Los enemigos se moverán de la misma manera que nosotros en su respectivo turno, cuando entremos en contacto tendremos la opción de defendernos o de pasar al ataque. Si elegimos la segunda opción pasaremos a la salsa del juego, donde con comandos sencillos (Direccional + A o Y para el ataque especial) procederemos a apalizar literalmente a los enemigos. Éstos normalmente se componen por peones de mayor o menos nivel y acompañados por uno o más jefes que normalmente reconoceremos por ser villanos también sacados de las sagas donde aparecen los protagonistas.

En la batalla, tendremos normalmente la posibilidad de encadenar tres ataques que intentaremos utilizar de la forma más eficiente, una vez usados correctamente se nos dará la opción de un cuarto movimiento a elegir entre los ya usados o otro distinto que hayamos aprendido una vez avanzados en el juego. Además de pedir soporte con un ataque especial a los personajes que hagan dicha función o los grupos que en el mapeado estén cerca, si tenemos la barra X rellena al 100% podremos hacer un devastador ataque que restará bastante salud al desdichado enemigo que lo reciba.

Project-X-Zone-11

¿El único problema de Project X Zone? Que su variedad queda ahí, las conversaciones (totalmente en inglés) y las situaciones son divertidas, pero jugablemente se basa en pasar de un campo de batalla al otro. Aun así, resulta divertido sobre todo por la puesta en escena y sus melodías clásicas.

Ah sí, os preguntaréis lo de Frank West, pues digamos que en un momento de la historia aprovecha para hacer una foto a una de las protagonistas que no viste con demasiada ropa y, como en su juego de procedencia, aparece una señal felicitándole por una foto erótica, todo lleno de detalles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s